El Sistema Endocrino es el conjunto de órganos y tejidos del organismo que liberan un tipo de sustancias llamado hormonas, las cuales son sustancias que ayudan a controlar las actividades en el cuerpo.

Las hormonas controlan la reproducción, el metabolismo (la digestión de alimentos y la eliminación), y el crecimiento y desarrollo.

Las glándulas endocrinas incluyen la tiroides, las paratiroides, el páncreas, los ovarios, los testículos, las adrenales, la pituitaria y el hipotálamo.

El médico endocrinólogo ha sido formado para diagnosticar y tratar los problemas hormonales, mediante la restauración del equilibrio normal de las hormonas en su organismo. Entre ellos:

  • Diabetes
  • Enfermedades de la tiroides
  • Desequilibrios hormonales
  • Menopausia
  • Osteoporosis
  • Hipertensión Arterial
  • Trastornos de los lípidos
  • Infertilidad
  • Talla baja
  • Cáncer de las glándulas


Diabetes

Los pacientes con diabetes presentan niveles altos de azúcar en la sangre. Estudios recientes han descubierto que controlar el azúcar en la sangre ayuda a prevenir problemas serios producidos por la diabetes. Estos incluyen problemas en los ojos, riñones y nervios, lo que puede producir ceguera, diálisis o amputación. Los endocrinólogos tratan la diabetes con dieta y medicamentos, incluyendo la insulina.

Tiroides
Los pacientes con trastornos en la glándula tiroides algunas veces tienen problemas con su nivel de actividad, tales como alteraciones en la fuerza muscular, en su estado emocional, control de peso y control de la temperatura, dependiendo de la deficiencia ó exceso de producción de estas hormonas.  Los endocrinólogos tienen una formación especial en el caso de que el paciente presente nódulos o cáncer de la glándula tiroides

Metabolismo Óseo 

La osteoporosis es la enfermedad metabólica más frecuente de los huesos, la cual tiene relación con muchas hormonas, especialmente las hormonas sexuales, lo cual sucede en las mujeres en la menopausia y en los hombres con la vejez presentando un riesgo aumentado de fracturas, siendo esta entidad eminentemente endocrina, son los endocrinólogos las personas con mayor formación para realizar  su estudio y tratamiento, además, existen otras enfermedades metabólicas óseas menos frecuentes como son la osteomalacia y  el raquitismo en la cuales el endocrinólogo es el profesional que está capacitado para tratarlas y estudiarlas.

Reproducción e infertilidad

En los Estados Unidos, una de cada diez parejas es infértil. La investigación endocrina ha ayudado a miles de parejas a tener niños. Los endocrinólogos diagnostican y tratan el desequilibrio hormonal que causa la infertilidad, y también evalúan y tratan a pacientes con problemas reproductivos. Trabajan con pacientes que necesitan reemplazo hormonal. Los problemas que tratan incluyen los síntomas de la menopausia, menstruación irregular, endometriosis, síndrome de ovario poliquístico, síndrome premenstrual e impotencia.

Obesidad y exceso de peso

Los endocrinólogos tratan a pacientes que sufren de sobrepeso u obesidad, con frecuencia por causa de problemas metabólicos y hormonales. Los endocrinólogos también identifican factores asociados a la obesidad tales como resistencia a la insulina y problemas genéticos.

Glándula Hipófisis

A la hipófisis se le llama la glándula maestra porque controla las otras glándulas. La hipófisis fabrica varias hormonas importantes. El exceso o deficiencia de la hormona hipófisis puede producir infertilidad, trastornos menstruales, problemas del crecimiento (acromegalia o baja estatura) y una producción excesiva de cortisol (síndrome de Cushing). Los endocrinólogos controlan estas condiciones con medicamentos y realizan procedimientos interdisciplinarios con otros colegas.

El Crecimiento

Los niños y los adultos pueden sufrir los efectos cuando el cuerpo no produce suficiente hormona de crecimiento. Los endocrinólogos pediátricos tratan a niños que sufren de problemas endocrinos que causan baja estatura y otros trastornos de crecimiento. Los adultos con deficiencia de la hormona de crecimiento pueden sufrir disturbios emocionales y psicológicos, y sensación de cansancio. Para las personas que tienen un crecimiento anormal hay disponible una terapia para sustituir sin peligro la hormona de crecimiento.

Hipertensión Arterial

La hipertensión es la presión sanguínea alta y es uno de los factores de riesgo de las enfermedades cardíacas. Casi un 10% de la gente tiene hipertensión debido a un exceso de aldosterona, una hormona producida en las glándulas adrenales. Casi la mitad de estos casos son causados por tumores que pueden ser extirpados por medio de la cirugía. Condiciones tales como el síndrome metabólico o un tumor llamado feocromocitoma también puede causar hipertensión. Estas enfermedades pueden ser tratadas con éxito por el endocrinólogo.

Trastornos Lipídicos 

Los pacientes con trastornos lípidícos tienen dificultad en mantener los niveles normales de grasa corporal. Uno de los desórdenes lípidicos más comunes es la hiperlipidemia – niveles elevados de colesterol total, colesterol de lipoproteína de baja densidad (denominado colesterol “malo”), y los triglicéridos en la sangre. Niveles elevados de estas grasas están vinculados a enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos (enfermedad cardiaca coronaria), ataque cerebrovascular  y otras enfermedades de la circulación. La hipertensión es común en la gente con trastornos lípídicos y, conjuntamente, estos factores ponen a los pacientes a mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiacas coronarias. Los endocrinólogos han sido capacitados para detectar factores que pueden estar asociados a los trastornos lípidícos, tales como el hipotiroidismo (la producción baja de hormonas de la tiroides), uso de medicamentos (como los corticoides), o enfermedades genéticas o metabólicas. Los trastornos lípidícos pueden encontrarse en varias enfermedades que necesitan tratarse de manera especial, incluso el síndrome metabólico, el síndrome de ovario poliquístico y la obesidad. Es posible que recomienden dietas especiales, ejercicio físico y medicamentos para manejar la hiperlipidemia y otros trastornos lípidicos.