Mediante ésta cirugía se logra modificar el tamaño y la prominencia de los pabellones auriculares. Se puede realizar desde los 6 años, donde las orejas alcanzan prácticamente el tamaño y desarrollo que tendrán en la adultez.

El abordaje quirúrgico es por detrás de la oreja, dejando por tanto una cicatriz prácticamente no visible. A partir de ésta incisión se remodela el cartílago de la oreja dándole forma armoniosa y estética.

Dependiendo de la edad del paciente a tratar, ésta cirugía se puede realizar bajo anestesia general o local.

Rotura de los lóbulos de las orejas (“Pallares partidos”), producidos por traumatismo o por uso prolongado de aretes pesados, también son corregidos quirúrgicamente mediante una cirugía muy rápida y sencilla, con resultados muy estéticos.